Mitos del Mindfulness: Qué es lo que NO es.

Es asombroso como en los últimos años el concepto de Mindfulness está irrumpiendo con fuerza en diferentes niveles y ámbitos. En cualquier librería podemos comprobar que hay toda clase de libros sobre el tema. Aparecen un motón de artículos en revistas y periódicos.

Para los que estamos implicados en la temática de Mindfulness, nos encanta comprobar que cada vez más personas que lo practican,  leen estudios, se interesan por conocer sus beneficios o cuestionan sus resultados. Sin embargo, esta expansión tan rápida, puede llevarnos a hablar de esta técnica con excesiva ligereza o superficialidad, a tergiversar sus fundamentos y acabar por confundirla con otro tipo de intervenciones desvirtuando el concepto y generando muchos mitos sobre ello.

 

1. El Mindfulness es una técnica de relajación.

Es verdad que la práctica de este tipo de meditación conlleva relajación, pero la diferencia es que las técnicas de relajación tienen como objetivo la relajación, mientras que el Mindfulness el objetivo es tomar consciencia de lo que nos pasa y cómo nos está pasando.

2. El Mindfulness es dejar la mente “En Blanco”.

El Mindfulness consiste en mantener atención sobre nuestra experiencia. Aunque durante la práctica no se pretende elaborar pensamientos, tampoco se busca permanecer con la “mente en blanco”, ya que es prácticamente imposible. Por nuestra mente pasan  diferentes pensamientos, sensaciones, sentimientos… y se desvanecen posteriormente, de forma continuada.

3. El Mindfulness es buscar el éxtasis, la iluminación.

A través de la práctica se pretende permanecer más atento, receptivo, consciente, abierto, mentalmente más flexible…, se fomentan una serie de actitudes, pero ninguna tiene que ver con alcanzar un estado de iluminación o sabiduría trascendental.

4. El Mindfulness es un método para pensar en positivo.

No. En la práctica del Mindfulness, intentamos no valorar ni juzgar las situaciones, desprendiéndonos de las expectativas. Desde esta perspectiva, cada momento es único y hay que vivirlo plenamente, sin prejuicios que  perturben la experiencia presente.

5. El Mindfulness es escapar del dolor.

Hay una frase de la filosofía budista que encaja muy bien con el Mindfulness sobre el dolor que dice así: «El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional». A través de la práctica de la Atención Plena no se pretende escapar del dolor, sino aceptarlo cuando este es inevitable, y desprendernos de ese sufrimiento opcional.

6. El Mindfulness es algo esotérico, pseudocientífico.

Actualmente desde el ámbito médico y psicológico científico se realizan miles de estudios y la evidencia científica cada vez es mayor.

 7. El Mindfulness es una forma de meditación.

La meditación es la esencia del mindfulness, pero el mindfulness como “atención plena” no consiste solo en meditar. Es importante meditar pero el objetivo es llevar la esencia de la experiencia de atención plena y la toma de consciencia a nuestra vida cotidiana, al día a día.

7. Mindfulness es no hacer planes de futuro ni reflexionar sobre el pasado.

Es cierto que practicando Mindfulness tratamos de prestar atención al momento presente, porque es el único momento que realmente existe: el pasado ya no está y el futuro está todavía por llegar, son solo ficciones de nuestras mentes. Necesitamos planificar el futuro y aprender del pasado. La clave es ser consciente de cuando lo estamos haciendo para no perdernos lo que está pasando ahora, que puede ser muy relevante.

María Fernández de la Riva

Psicóloga clínica M-29020
Experta en Mindfulness.
Tfno. 639 40 74 93

Cursos y talleres en Madrid, Majadahonda y Boadilla

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This