fbpx

La rumiación: una trampa de nuestra mente.

Cuando tenemos una preocupación o una experiencia dolorosa, es normal pararse a reflexionar sobre ella. Con ello esperamos solucionar el problema o llegar a un nuevo entendimiento de nuestras emociones y nuestras necesidades. Pero a menudo este proceso natural de auto-reflexión se convierte en un “darle vueltas a las cosas” , sin resolver nada y haciéndonos sentir mucho peor. Esto es lo que los psicólogos llamamos rumiación.

Volvemos a vivir las escenas dolorosas, nos obsesionamos con preguntas o afirmaciones como: “¿Qué he hecho yo para merecer esto?” “La vida no es justa”.  Damos vueltas a lo enfadados que estamos y reproducimos una y otra vez el incidente en nuestra cabeza, fantaseamos con la venganza, lo que vamos a hacer y decir. Nos imaginamos posibles desastres futuros: “¿Y si…?. Todas estas son situaciones de rumiación improductiva.

Numerosas investigaciones demuestran que la rumiación tiene muchas consecuencias preocupantes:

  • Las personas que rumian cuando están tristes son más vulnerables a la depresión, a adicciones como alcohol o drogas y a comer compulsivamente.
  • Rumiar sobre la ira aumenta las sensaciones físicas impidiendo que el cuerpo vuelva a un estado de reposo y fortaleciendo los pensamientos y sentimientos de irritación.
  • Afecta a la concentración, la memoria y la motivación.
  • Daña las relaciones personales. Nos volvemos más agresivos, más críticos y perdemos más los estribos cuando rumiamos.

Si es tan perjudicial: ¿Por qué lo hacemos?

  • Creemos erróneamente que, analizando nuestra preocupación, situación de ánimo, nuestro estrés, conseguiremos solucionar el problema y sentirnos mejor.
  • Nos proporciona una protección temporal frente a emociones muy dolorosas. La aceptación de una perdida, un fracaso, unos sentimientos heridos, a veces es más dolorosa que distraernos con rumiaciones de ira, de culpa…
  • La rumiación nos distrae de tomar decisiones y conductas constructivas.

El Mindfulness, una alternativa a la rumiación

Desde y Mindfulness y a través de la práctica, seremos más conscientes de nuestras pautas mentales, reconoceremos la rumiación y en cuanto la identifiquemos simplemente como un efecto mental, sin juicio reorientaremos nuestra atención evitando caer en la trampa.

María Fernández de la Riva

Psicóloga clínica M-29020
Experta en Mindfulness.
Tfno. 639 40 74 93

Cursos y talleres en Majadahonda

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This