fbpx

Aprender a decir no en positivo, la asertividad.

¿Cuántas veces te has encontrado en una situación en la que aceptas hacer algo que en realidad no querías? ¿Cómo te has sentido?

Hay veces que nos sentimos incapaces de decir “no” aunque sepamos los problemas y la inconveniencia del “si” . Podemos llegar a sentirnos culpables por tener planes, por pensar en nosotros. Nos sentimos dispuestos a ayudar a las demás a expensas de nosotros mismos, creemos que esto es lo que debemos hacer para ser “buenas personas”. Sin embargo, esto puede suponer que ayudamos a los demás, pero somos incapaces de ayudarnos a nosotros mismos. En el fondo , es una forma falsa de altruismo.

Cuando actuamos de este modo, solemos sentirnos mal y no es por ayudar a los demás sino por la falta de paz y armonía que se genera en nuestra mente.

No se trata de ignorar las necesidades de los demás y sólo pensar en nosotros mismos sin empatizar con nadie. Sino, más bien, de encontrar un equilibrio entre dos extremos. Los derechos de los demás son tan importantes como los nuestros propios y por eso hay que intentar ser asertivos y determinar cuándo debemos negarnos y cuándo hay que decir que sí.

El primer paso para ser más asertivos consiste en ser conscientes de que estamos sintiendo, sin juzgarlo, no es bueno o es malo, solo son nuestros sentimientos.  Desde aquí, debemos explorar como tenerlos en cuenta sin que nos compliquen la vida.

Ser asertivos y utilizar la inteligencia emocional significa ser conscientes de nuestros sentimientos y ser capaces de comunicarlos manteniendo nuestra integridad y sin amenazar la integridad del otro.

Una de las técnicas más conocidas para decir “no” de una manera positiva es la  “técnica del sándwich”, tres capas:

  1. Mensaje positivo
  2. Negativa o desacuerdo
  3. Mensaje positivo

Pongamos un ejemplo:

Un buen amigo quiere ir a ver una obra de teatro. Piensas que no tiene con quien ir y te sientes con la obligación de hacerle ese favor, aunque a ti no te gusta nada ese tipo de espectáculo y ya tenías otros planes para ese día.

La aplicación de la “técnica del sándwich” en este caso podía ser algo así como:

  • Me alegro que te hayas acordado de mi para este plan, la última vez que fuimos al teatro a ver…. lo pasamos fenómeno.
  • Pero la verdad es que a mí las obras clásicas no me gustan demasiado, creo que con lo cansado que estoy últimamente me quedaría dormido.
  • Le has preguntado a … seguro que estará encantado de ir contigo, le encanta el tipo de obras.

Otro punto a tener en cuenta para expresar nuestros sentimientos de forma asertiva y positiva, es expresar tus sentimientos siempre desde el “yo” y nunca desde el “tú”. Frases como “me haces sentir mal” “me estas enfadando” “ Me haces sufrir”.

No demos el poder sobre nuestros sentimientos a otra persona, puede hacerle sentir culpable y agredido, simplemente el cambiar las frases a algo como “Me siento mal cuando dices tal cosa” “ Me enfado, cuando veo…” . será mucho más probable que podamos tener un entendimiento más eficaz, manteniendo el respecto y la dignidad de las dos partes.

Todos tenemos el derecho a decir “no”. Expresar lo que no  quieres, te hará más fuerte emocionalmente, aumentará tu autoestima, te hará sentir mejor y desde esta sensación podrás ayudar y  dar afecto a las personas que están cerca de ti.

María Fernández de la Riva
Psicóloga clínica M-29020
Experta en Mindfulness.
Tfno. 639 40 74 93

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This