fbpx

Las cosas discurren a su propio ritmo. Ten paciencia con tu cuerpo y con tu mente. Conviene darnos el espacio suficiente para tener experiencias.

Un buen ejemplo de ello este cuento budista: El cuento de Buda y Ananda.

Un día, cuando caminaban por una región montañosa, Gautama Buda ya mayor, bajo el sol de mediodía le dijo a su discípulo Ananda:

―Estoy sediento, Ananda. Cuando atravesamos las montañas, pasamos un arroyo. ¿Puedes retroceder el camino y traerme un poco de agua?

Ananda, deshaciendo el camino, llegó al arroyo, pero cuando llegó allí se dio cuenta de que unas carretas acababan de atravesarlo, embarrándolo todo. Las hojas muertas que antes yacían en el fondo ahora flotaban sobre el agua. Ya no era bebible y por supuesto no podía llevársela a Buda. Así que decidió regresar junto a Buda. Además, sabía que unas millas más allá del sitio donde había parado, corría un gran río de agua cristalina.

Pero Buda, que era muy estricto, le dijo:

―Vuelve otra vez, porque recuerdo que cuando pasamos esa agua era pura y cristalina. Ananda protestó:

―Entiéndelo: entre que llegamos aquí, pasaron unas carretas por el riachuelo y el agua ya no es bebible.

―Lo sé ―dijo Buda―, pero ve y siéntate en la orilla, lleve el tiempo que lleve. Ve y siéntate. No te metas en la corriente, porque si te metes en ella, la ensuciarás de nuevo. Simplemente espera observa y no hagas nada. Esas hojas muertas desaparecerán, el barro se asentará. Entonces, llena mi cuenco y regresa.

Ananda fue al riachuelo de nuevo porque no podía desobedecer a Buda y allí se sentó esperando. Y esperando, vio que el barro y las hojas muertas se iban asentando despacito, dejando el agua clara y pura, tal cual es su naturaleza.

Llenó su cuenco y de regreso entendió lo que Buda trataba de decirle.

―Ananda, no te metas en el río, no sigas la corriente de tu mente, espera en la orilla y simplemente observa. La naturaleza verdadera de tu mente es esa claridad cristalina, ensuciada por pensamientos y emociones pasajeros.

Ten paciencia. Espera a que el barro se asiente y el agua se aclare. Permanece quieto hasta que la acción correcta surja por sí sola

Lao Tsé

María Fernández de la Riva

Psicóloga clínica M-29020
Experta en Mindfulness.
Tfno. 639 40 74 93

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Psicóloga en Madrid y Majadahonda

Suscríbete, recibe nuestras novedades y publicaciones

Únete a nuestra lista de contactos y recibe nuestras noticias

¡Te has suscrito con éxito!

Share This