fbpx

 

Los trastornos depresivos (en especial la depresión mayor y los trastornos distímico) son enfermedades con un alto índice de recaída o recurrencia. Se estima que el 75% de las personas que han pasado por una depresión sufrirán una recaida.

Una de las contribuciones principales de los modelos cognitivos en el trastorno de la depresión fue, su afirmación de que el modo en que pensamos de nosotros mismos, en el mundo y en el futuro influye muy poderosamente en nuestra conducta, por lo que se dedujo que en el caso que el pensamiento no fuese el desencadenante primordial de un episodio depresivo, podría ciertamente mantenerlo una vez iniciado.

Durante un episodio de depresión, las personas experimentan pensamientos negativos y estados de ánimo depresivos, lo que puede haber establecido una asociación entre ellos en el cerebro. Mientras que la mayoría de las personas pueden ignorar un estado de tristeza ocasional, un leve descenso del estado de ánimo puede ocasionar un cambio grande y potencialmente devastador en las pautas del pensamiento de las personas anteriormente deprimidas. Es decir: un pequeño aumento de tristeza puede desembocar, en personas anteriormente deprimidas, en las mismas pautas de pensamiento que habían experimentado cuando estaban deprimidas.

Otra de las características de las personas vulnerables a la depresión es lo que podemos llamar el “estilo rumiativo” , cuando aparece una situación problemática en sus vidas,  se pasan mucho tiempo pensando y dando vueltas a por qué se sienten de ese modo, en lo que hacen y tratando de entender así sus problemas e insuficiencias personales. Creen que ese tipo de pensamiento les ayudará a reducir estrés, pero lo que realmente estamos haciendo es aumentando las posibilidades de padecer otro episodio . En estos casos nos sería mucho más útil comprometernos con actividades que nos permitiesen distraernos de tales sentimientos, una técnica distractiva.

La clave para evitar una recaída no está en la necesidad de cambiar el contenido de los pensamientos ante una situación conflictiva o de tristeza, sino en aprender a distanciarse de ellos,  a aceptarlos y a seguir comprometidos con el resto de valores de nuestra vida.

El Mindulness, especialmente los programas MBCT ( Mindfulness Based Cognitive          Therapy)  nos pueden ayudar a reducir la probabilidad de recaídas en personas que hayan padecido episodios depresivos, así como a aliviar el malestar psicológico de cualquier persona.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This