fbpx

Te entra de repente un deseo inexplicable de comprarte un coche deportivo, de vestirte con ropa de quinceañera. Estás felizmente casado y empiezas a fantasear con hombres/mujeres mucho más jóvenes que tú. Sientes la necesidad de hacer, vivir, experimentar y probar todo aquello que no has hecho, experimentado o probado.

Tranquilos, todos estos “síntomas” revelan que te encuentras en la “crisis de los 40” aunque hoy la psicología prefiere llamarla “crisis de la mediana edad”, término que busca describir un periodo de cuestionamiento personal, que suele ocurrir en torno a los 40-45 años.

Desde el punto de vista psicológico, las razones pueden ser muy diversas, destaquemos algunas:

En medio de una vida objetivamente «buena»,  pueden surgir algunos sentimientos que han sido enterrados en el inconsciente. Por ejemplo: un hombre que se sentía despreciado o indigno como un niño había dejado de lado estos sentimientos. Los ha compensado con éxito siendo un buen marido, padre y profesional. Sin embargo, sus sentimientos anteriores de ser “no querido” o indigno surgen y rompen su sentido actual de seguridad.

Otra razón pueden ser las expectativas irrealistas o no cumplidas. A esta edad nos damos cuenta de que no vamos a conseguir todos los sueños, ilusiones o expectativas que teníamos antes de entrar en la edad adulta. O quizás, habiendo cumplido muchos de ellos, no nos proporcionan la felicidad y el bienestar que esperábamos.

Sea cual sea el origen, muchas personas experimentan problemas relacionados con la edad que se sienten como crisis personales. Estas crisis a menudo denotan el inicio de una transición y la necesidad de  reinventarse o redefinirse a sí mismo.  Con paciencia, ayuda y perseverancia, la mayoría recuperan su sentido de propósito, significado y satisfacción.

 

Aquí tienes algunos consejos para sobrellevar mejor la crisis de los 40:

 

  • PÁRATE Y REFLEXIONA SOBRE LO QUE QUIERES HACER. Piensa en lo que tienes y has logrado hasta ahora y analiza la repercusión de las decisiones que vas a tomar.
  • DISFRUTA DE LAS PEQUEÑAS COSAS QUE PASAN A TU ALREDEDOR. Saca partido a tu vida cotidiana. Disfruta de las cosas que te rodean y que son de vital importancia como pareja, hijos, amigos, etc..
  • RECUERDA QUE PROBABLEMENTE TE ENCUENTRES EN TU MEJOR ETAPA PERSONAL Y PROFESIONAL. Interiorizalo y no dejes que los demás te influyan.
  • NO TENGAS “SENTIMIENTO DE CULPABILIDAD”. Es algo totalmente normal y piensa que de las crisis se puede salir fortalecido.
  • RECURRE A AYUDA PROFESIONAL. Sobretodo antes de tomar decisiones en lo personal, familiar y profesional.

 

La búsqueda de estimulación hace que durante un tiempo ciertas personas se sientan a gusto con un estilo de vida lejos del compromiso y asociado a la libertad ya consumida por las responsabilidades y exigencias de la vida madura, pero a largo plazo, será uno de los mayores errores cometidos porque se pone en juego la verdadera estructura emocional y social que tanto sacrificio ha costado conseguir y todo por un momento pasajero de confusión”. (Barbara Weiss Hewitt, socióloga y catedrática norteamericana).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This