¿Y si no te gusta la Navidad?

 

Llega la Navidad y con ella villancicos sonando, luces de colores en las casas y en las calles , escaparates llenos de regalos. Época de alegría, felicidad, solidaridad. Pero también de una gran presión:  Parece ser que todos deberíamos ser felices y rebosar de espíritu navideño.

“A mí no me gustan las navidades”, “Estoy deseando que llegue el 7 de enero”, “Si pudiera, borraría esta época del calendario”. Estas y otras frases parecidas, las oigoa menudo, estos días en mi consulta.

Si no te gusta la navidad, no te sientas mal por ello.

El estrés, la tristeza y la depresión “navideña” son mucho más comunes de lo que parece. De hecho, eso es lo que se desprende de los resultados de una encuesta elaborada por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), un 27% de los españoles siente tristeza y melancolía al llegar estas fechas.

Los psicólogos solemos decir que las principales causas que explican los “bajones” anímicos navideños son: la perspectiva de reuniones familiares potencialmente conflictivas, el desembolso económico que suponen estas fiestas, el recuerdo de Navidades difíciles y la ausencia de seres queridos, ya sea porque hayan fallecido o porque uno se ha separado de ellos.

Pero además de todas estas causas, influye la personalidad de la persona, los problemas emocionales que podamos tener no resueltos y la sensación de soledad, todos estos temas se acrecientan en Navidades.

 Consejos para sobrellevar la Navidad

Dejar de presionarte para “sentirte feliz” durante estas fiestas. No des demasiada importancia a la Navidad, es solo una época del año.

Haz  algo especial por alguien que lo necesite, aunque no lo conozcas demasiado.  Ayudar a otros es un excelente antídoto contra la tristeza personal porque nos enfoca en otros.

No te apetece contar tu vida a aquellos familiares o amigos que solo ves “por Navidad”, no lo hagas, alienta a la gente que hable sobre las cosas que les gustan y tú practica la escucha activa. Te sorprenderás del resultado.

Haz una lista de deseos y buenos propósitos para el año que viene, todo aquello que te apetece hacer y no esperes a principios de año para ponerla en práctica, puedes hacerlo de inmediato.

Saca tiempo para ti.  Ve una buena película, duerme bien, lee un buen el libro, medita.  Mímate haciendo  cosas que gustan.

Quítate la  presión para hacer las cosas como “se deben hacer” y date cuenta de que lo único que “hay que hacer” es ser responsables, coherentes y felices. No hay una única forma de vivir las Navidades, no tienes porqué jugar al juego del consumismo, de las grandes comilonas y atracones, vive las Navidades como las sientas.

Tanto si  te gusta, como si no  te gusta la Navidad, intenta disfrutar de  los próximos días. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies