Crisis de pareja en las vacaciones.

Muchas parejas achacan sus  crisis, problemas y dificultades  a la falta de tiempo, al estrés ,al exceso de trabajo y la ansiedad que esto les supone. Piensan que cuando llega el verano  y las vacaciones, van a mejorar las relaciones, suavizar las discrepancias , pero no solo no se arreglan, sino que se agudizan, porque los problemas son profundos.

Pasadas las vacaciones se produce desilusión y mayor deseo de separación ” Si teníamos una mala relación, estas vacaciones ha sido todavía peor” , es como si se hubiera fracasado en la última oportunidad para solucionar los problemas.

Un gravísimo error que cometen muchas parejas con problemas es esperar demasiado de las vacaciones, no es el mejor momento   para pensar que las peleas y continuos roces que se han ido desarrollando a lo largo de todo el año van a desaparecer, hay que ajustar las expectativas a la realidad tratando de no idealizar el período vacacional.

Aquellas parejas que no sean capaces de resolver sus problemas, que no duden en buscar ayuda. No siempre es posible solucionar los conflictos una vez que se ha entrado en un círculo vicioso negativo sin el adecuado asesoramiento y entrenamiento en determinadas habilidades de las que la pareja puede no disponer, pero el porcentaje de éxito de la terapia de pareja es bastante elevado.

La vuelta de vacaciones, la vuelta a la rutina diaria, puede ser un buen momento para comenzar una terapia de pareja, además el apoyo social de los compañeros de trabajo y amigos, nos puede ayudar. El otoño es el mejor momento para darse la última oportunidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies